jueves, 10 de enero de 2008

Inspiración


Como que después de la muerte de JM se me fue la inspiración. Y se fueron todos de vacaciones.


Lo cierto es que se nota más vacío el ambiente. No solo en internet. También en las calles. En el metro. En la fila del banco. En los transbuses. Y hasta en el supermercado. Los tipos del charango lila que se ponen prácticamente frente a la oficina a cantar canciones de Illapu, Quilapayún y afines, tienen escaso público. Y como hay menos gente en las calles, siento que se escuchan más fuerte. El duo operático que se instala en Huérfanos tiene al parecer menos auditores (aunque, sinceramente, yo creo que los espectadores escaparon despavoridos ante los gritos de la cantante, que parece que estuviera siendo sacrificada a los dioses mayas, por lo estridente y desafinados de sus gritos/cantos).

Los vendedores ambulantes han reaparecido en algunos puntos estratégicos. Lo más entretenido es que la cara de "rapidito, rapidito que me van a pillar los pacos" no la ponen los vendedores, sino los compradores, atemorizados por las amenazas de ser multados por "adquirir artículos en el comercio callejero".

En las vitrinas abundan los 2 x 1, O "El segundo artículo a un peso", "Liquidación total", "Toda la tienda al costo". Ayer le compré a la Elena unas chalitas para el verano a $990.- Si, a menos de luca. Y están re buenas. De hecho, son el número siguiente de unas exactamente iguales que le compré hace un mes, y que me costaron bastante más.

Entonces uno no sabe de qué escribir. Ya hice un balance. Y no pienso escribir sobre lo que me propongo para este año. No he ido mucho al cine o al teatro como para hacer una crítica de espectáculos. Tampoco he ido a restaurantes, a pesar de que tengo la tarjeta de El Mercurio ("Disfruta lo que es único") que me permitiría partir con el legítimo y cenar en algún buen lugar a precios módicos. Mhmmm...


Libros he leído, pero hacer una lista con los libros leídos puede ser un poco fanfarrón. Y ya he dicho que estoy harta de la fanfarronería. No sé si sea capaz de aventurarme con la crítica literaria. Aunque tal vez sea el momento, aprovechando que los críticos literarios están de vacaciones. Quién sabe, podría llegar alguien de Alfaguara, o Tusquets, y leer mis comentarios sobre algunos buenos libros que he leído últimamente y quedar encandilado con mi particular prosa, y ofrecerme un trabajo como editora. Sería muy feliz. Mhmhm, casi tan fantástico como el rollo que me pasé ayer respecto a en qué iba a gastar los millones si es que me ganaba el Loto. El problema es que cuando llegue a la Agencia, la fila era kilométrica, y no pude colarme entremedio de los BMW, Mercedes Kompressor, Maserati y Ferraris que salían de las mentes de los futuros posibles millonarios que esperaban su turno para jugar sus número ganadores. Así que no jugue. La pucha.

Así que propongo que alguien proponga algún tema sobre el cual escribir. Da lo mismo. Una ruleta rusa. O, mejor aún, una especie de Señor Lápiz. ¿Quien se acuerda del Señor Lápiz? Un personaje de Cachureos (bastante menos detestable que Epidemia), que hablaba a punta de silbidos y que tenía un concurso en el cual un niño sacado al azar del público hacía alguna raya en una pizarra y el Señor Lapiz, en base a esa raya, hacía un dibujo. No eran gandes dibujos, eran mejores los del Professor Rossa, pero no estaba mal. Al menos era improvisado. A no ser de que el niñito sacado al azar del público hay sido un palo blanco. Oh, que decepción....

Ya, poh, propongan algo...



19 comentarios:

El que no aporta dijo...

Mmm, complicado asunto. Veamos.

Yo también fui a jugar Loto ayer. Y no había, milagro, fila kilométrica. Y eso que eran pasadas las 7 de la tarde. feliz por tanta suerte, me acerqué al mesón, sólo para ver el papel pegado a la máquina: "sin sistema". Tampoco pude jugar.
El consuelo es que hoy en la mañana, la fiel Cooperativa me informó que el Loto se volvió a acumular. Ahora son 3.500 millones. Ahora sí que me lo gano.

A propósito de Cachureos, ayer leí en la sagrada Biblia (A.K.A LUN) una noticia sobre el regreso del Gato Juanito, ahora en versión reggaetón. Algo así como una cruza entre Daddy Yankee y la gata Luz. Como si fuera poco, avisa que en cualquier minuto aparece pokemón o pelolais. Así no se puede. De repente va a aparecer el señor Lápiz emo, o el conejo Wenceslao gótico, o Epidemia otaku.

En fin. Escriba, que siempre se puede. Yo también ando corto de inspiración, pero forzando la neurona se puede.

A todo esto, le tengo una propuesta. ¿Dónde se la hago llegar?

Fran dijo...

Mientras no sea propuesta indecente, no hay problema...

a falballa@yahoo.com, y recibírá respuesta casi inmediata (las ansias de tener algo que hacer me llevan a revisar el correo cada 5 minutos)

Este fin de semana buscaré la inspiración...

Ale dijo...

Es terrible esto de "Veraneando en la Oficina"
De once personas que somos normalmente, quedamos tres. Y para peor, al lado estan construyendo. Al lado-al lado. Están taladrando con la famosa "guagua" el muro que da a mi oficina. El ruido es insoportable; no se puede hablar por teléfono, ni siquiera se puede hablar con la persona de al lado... bueno, no me quedó nadie al lado, así que no es tan grave.
Hasta el perro se fue de vacaciones...
Bueno, ya me tocará y reiré al último.

Fran dijo...

Igual es bueno reirse con alguien. Osea, eso de él que se ríe último ríe mejor tiene sentido si es que alguien te escuchar reir, y así provocas envidia en ese alguien o el algún otro..
No como yo, que me reíre recién tipín septiembre, cuando ya todos se hayan reído, y nadie entienda porque me río a esas alturas del año.

El que no aporta dijo...

Mmm, así no más con la risa. Siempre es mejor compartida, sin duda.

Nunca compartí, eso sí, lo de "el que ríe al último ríe mejor". Aunque recuerdo haberlo usado en mi infancia, cuando alguien me molestaba o se reía de mí. Pronto lo cambié por "la venganza es un plato que se sirve mejor frío", con cara de desprecio y ojos inyectados en sangre. Infinitamente más efectivo. A mí que no me vengan con eso de que "la venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena". Eso déjenselo al Chavo.

Saludos vengativos

El que no aporta dijo...

Aquí le van algunos comentarios respecto de su post:

El texto entre paréntesis está escrito en letra más chica que el resto. Discriminación absoluta, no por ir entre paréntesis tienen menos dignidad como palabras. Ojo, que no está fácil esto de la discriminación. Se puede llevar una demanda.

¿Por qué Maserati, así en singular, y Ferraris, en plural? ¿Otra vez discriminando, o es que en toda la fila había un solo Maserati y varios Ferrari?

De las 3 oportunidades en que nombra al Señor Lápiz, en 2 la palabra Lápiz está acentuada -o tildada, dirá alguien- y en una no. Incoherencia absoluta.

El Profesor Rossa es eso, Profesor. No Professor. Salvo que sea el pariente anglosajón de don Iván. Pero en ese caso, Professor Rossa debería compararse a Mister Pencil, y no al Señor Lápiz. Complicado, ¿no?

"A no ser de que". ¿En qué quedamos con el dequeísmo?

¿Ve que hay gente tan aburrida como usted?

Fran dijo...

¡Qué tranquilidad!, pensé que era la única habitante desocupada de este ciberpacio.
Agradezco sus comentarios, pues sin duda demuestra que usté ha leído detalladamente el post. Para que vea no más lo que la falta de inspiración puede hacer. Reconozco mi irregularidad en la acentuación, y que la doble S de Professor proviene de un lápiz lázuli (o lapsus lingüis)
En cuanto al texto en paréntesis, es más pequeño porque son de esas cosas que se dicen al oído del que está al lado de uno, en medio de una disertación, o de un matrimonio (que a veces, es lo mismo)
El dequeísmo... uf, eso fue una caída. Eso es lo que vendría siendo una caída, de hecho.

Ale dijo...

Lapislázuli
Ya que estamos en correcciones...

El que no aporta dijo...

Ale, no cometa usted el despropósito de corregir la expresión Lápiz Lázuli. En este caso no se refiere a la piedra, donde sí cabría su corrección, sino al equivalente al lapsus lingüis, lapsus bilingüis o lapsus cunilingüis, como prefiera.

Ale dijo...

Que despropósito el mío, corregir lápiz lázuli...
La verdadera corrección debería ser
Lapsus Linguae

http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=lapsus%20linguae

El que no aporta dijo...

Ale, está usted razonando fuera del recipiente.
Pero así y todo tiene razón.
Hágame un favor, ya que está en eso: ¿se escribe de verdad cunilingus? Siempre me ha sonado rara esa palabra.

Ale dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ale dijo...

La verdad, estimado, no estoy en eso, como dice Usted.
Pero ya que lo pregunta, se escribe con dos enes.
Sigamos veraneando en la oficina.

El que no aporta dijo...

Dos enes... ¿cunnilingus? En ese caso, son 3.

Lo que hace el calor.

Ale dijo...

Claro, en ese caro, tres.
Toda la razón. Toda.

Fran dijo...

Rae.es:

cunnilingus.

(Del lat. cunnilingus).


1. m. Práctica sexual consistente en aplicar la boca a la vulva.

El que no aporta dijo...

Vulva. Nadie puede. Bueno, la RAE sí. Qué definición más horrorosa, en todo caso. "Aplicar la boca". Qué descripción menos precisa. ¿Un mordisco cuenta como cunnilingus, entonces?

Fran dijo...

Rae.es (nuevamente)

aplicar.
(Del lat. applicāre, arrimar).

1. tr. Poner algo sobre otra cosa o en contacto de otra cosa.

2. tr. Emplear, administrar o poner en práctica un conocimiento, medida o principio, a fin de obtener un determinado efecto o rendimiento en alguien o algo.

3. tr. Referir a un caso particular lo que se ha dicho en general, o a un individuo lo que se ha dicho de otro.

4. tr. Atribuir o imputar a alguien algún hecho o dicho.

5. tr. Destinar, adjudicar, asignar.

6. tr. Der. Adjudicar bienes o efectos.

7. prnl. Poner esmero, diligencia y cuidado en ejecutar algo, especialmente en estudiar.


Nop, no dice nada de la intensidad. O sea, podría ser "morder".

El que no aporta dijo...

La cantidad de acepciones de "aplicar" no hace sino confirmar la falta de precisión.

Así con el lenguaje. A todo esto, otra discusión lingüística -incipiente e insipiente- en blogkatonic.