viernes, 18 de octubre de 2019

Tokio Blues de Haruki Murakami

Hace mil años leí "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo", muy recomendado por un amigo lector compulsivo. Y creo que no fue una buena forma de iniciarme en Murakami. El libro es tremendo pero fue difícil agarrarle el ritmo. Así que no insistí con el japonés.
Conversando hace poco de esto con un compañero de oficina con el que compartimos el gusto por la lectura, me recomendó entonces Tokio Blues para reencontrarme con Murakami. Y la verdad, fue un acierto. Es una novela mas corta, que sigue los pasos de un estudiante, y su relación tormentosa (o compleja), con una chica más tormentosa y compleja aún.
Amé la forma en que Murakami describe los ambientes: sientes que te mojas cuando describe la lluvia, y te dan ganas de abrigarte cuando habla del invierno. Además, enganchas incluso con la forma de ser de los japoneses, tan distinta a la nuestra.
Obviamente ya estoy leyendo otro de Murakami (La muerte del Comendador,  que vendrá más adelante), y sigo fascinada con su pluma, la elegancia misma.
Vamos por el Nobel!

Hijo del Matadero de Maite Sasia

Llegó a mis manos porque lo editó mi suegra, que tiene una pequeña editorial. Además tenía el mérito de haber ganado un premio (que a veces no significa absolutamente nada).
La historia es similar a la de Matadero Franklin, la historia del Cabro Carrera.
Acá faltaron páginas, faltaron palabras, faltó profundidad. La historia es bien potente (según me contaron, Matadero Franklin da en el clavo, tengo que leerlo), pero no hay suficiente desarrollo, y queda coja en muchos momentos. Demasiados, incluso.
Una lástima.

El color del silencio de Elia Barcelo

Esto fue un chiripazo. Mi mamá me pidió que le bajara unos libros para el Kindle, pues se iba de vacaciones. Apareció con un listado de la Bárbaro Wood y otras joyas (?) de ese tipo, y entre ellos estaba éste. Por error lo instalé en mi Kindle y cuando estaba terminando el libro anterior olvidé cargar el que quería leer a continuacion, así que tomé este.
Una buena sorpresa. No es una obra maestra pero se lee rapidito.
Una pintora ya madura, y no muy querible, empieza a desenredar una historia familiar de su juventud. Un poco de misterio, buenos diálogos. 
Es un buen libro para las vacaciones.

Buenos Presagios, de Terry Pratchett y Neil Gaiman


Mi gran amigo Cristián tiene entre sus libros favoritos éste de Terry Pratchett y Neil Gaiman. Yo jamás había escuchado de ellos. 
Así que cuando avisaron que venía la serie en HBO, él estaba emocionadísimo y a mi me daba un poco lo mismo. Pero después de ver el trailer me pareció una historia demasiado divertida como dejarla pasar.
No solo la historia es delirante (se está preparando el fin del mundo, pero algo falla) sino que tiene una cantidad de diálogos divertidos, personajes estrambóticos, situaciones absurdas, en fin. Hay que leerlo concentrada para no perderse nada. No se pierde una sola línea. 
Me encantó.


lunes, 14 de octubre de 2019

La desaparición de Stephanie Mailer - Joël Dicker

Otra lectura de vacaciones. Hace como 5 años leí el anterior de Joël Dicker, "La verdad sobre el caso de Harry Quebert", y si bien no me fascinó fue un libro livianito y entretenido (livianito es un decir, sus casi  700 páginas casi me provocaron tendinitis, en la época pre-kindle). Así que recolectando material para mis semanas en la playa, agarré éste. No creo que lea algún otro de Dicker, hay tanto más por leer, y la verdad es que escribe demasiado del tipo "esto será próximamente un guión para una serie y ganaré mucha plata".
Hay un asesinato, un detective que busca la solución en el pasado, y gente que fue pésimamente interrogada por la policía 20 años antes (sino, no se entiende). Igual, las casi 700 páginas se leen de un zuácate.

La Invención de Morel - Adolfo Bioy Casares

De este libro supe en un programa de la radio, donde participaba María José Navia. Me pareció tan entretenida y enigmática la descripción, que me hice de él apenas pude. Y la verdad es que es tremenda novelita (160 páginas), ambientada en una misteriosa y pequeña isla. Sentí que todo el libro estuve escondida junto al protagonista para que no me pillaran. Esa es la sensación con la que quedé.
Aprovecho de decir que fue la única recomendación de María Jose Navia con la que he enganchado, lo intenté infructuosamente con Rodrigo Fresan y no hubo caso.

Las hijas del capitán - María Dueñas

Teniendo como referencia "El tiempo entre costuras", libro que no leí, (pero me gustó mucho la serie), decidí tomar este libro como lectura de vacaciones. Y la decisión fue bastante acertada. 
No hay taaanta profundidad en los personajes, pero pasearse por el Nueva York de hace varias décadas, habiendo estado allá hace relativamente poco, es entretenido. En realidad creo que siempre disfruto más un libro si sucede en una ciudad que conozco. 

Como sea, sus 600 páginas pasan volando, un buen libro para leer en la playa.