lunes, 7 de enero de 2008

Aburriiiiida

Hoy no me levanté muy propositiva. Asi que si usté busca en este post una propuesta, mejor dése vuelta otro día.

Esperando que llegue la inspiración laboral, que últimamente anda bastante esquiva, peor resulta recordar que este verano no tendré vacaciones. Y que, a pesar de que la maternidad eliminó las vacaciones con despertares en horario PM, necesito unos días de no trabajo. De regalonear con la familia. De pasear por cualquier parte sin pensar que al día siguiente hay que poner cara de inteligente y tratar de resolver algún cuestionamiento jurídico de manera al menos digna.


El clima vacacional que ronda en el ambiente además no ayuda mucho. Los noticieros ocupan media hora en mostrar los panoramas veraniegos en distintas ciudades que este año no visitaré y que no me interesa visitar. Porque aunque suene la del picado, de verdad no me interesa ir a meterme a una fiesta de la espuma en Pucón ni tenderme en una toalla en Reñaca mientras siento como el sol carboniza mis células. Menos aún hacerme parte de la "fiebre del topless", que no es sino una mina que se le ocurrió sacarse la parte de arriba del bikini para tomar sol. ¡¡Una mina hace eso, y LUN declará en portada que es una avalancha de topless!! Demasiado.


La otra media hora de "noticias" son las recomendaciones para las vacaciones, tan obvias siempre... o sea, si uno no sabe que hay que llenar el estanque de bencina antes de partir a una travesía de 600 kilómetros por el desierto, o revisar si los neumáticos tienen aire, definitivamente estamos en un problema.


Qué pasa entonces para nosotros, los simples mortales que a) no tenemos vacaciones o b) teniendo vacaciones no vamos al litoral central, La Serena o Pucón. Para nosotros quedan los "panoramas santiaguinos", que son los festivales de teatro y de cine al aire libre en Santiago, que duran todo enero. Ahora, si quieren escuchar noticias-noticias, olvídenlo. Porque al parecer cuando la temporada veraniega empieza en nuestro país, el resto del mundo deja de funcionar. No hay conflicto en Medio Oriente que valga la pena, es mucho más importante saber cuanto cuesta el arriendo de cabañas para 4 personas en El Tabo.


Y mientras la mitad de Santiago está de vacaciones y la gran mayoría restante planea sus vacaciones en febrero (que es cuando de verdad penan las ánimas. Hasta los vendedores de mote con huesillo se van de vacaciones), nosotros "los que nos quedamos", debemos resignarnos a recorrer los pasillos de los supermercados plagados de uniformes escolares y artículos de colegio, meternos en alguna superhiperextramega liquidación en la cual uno encuentra un zapato, pero jamás el otro, y someternos a estas temperaturas estivales que no amainan ni siquiera en la noche.


Es entonces cuando uno se dedica a preguntar, casi de manera obsesiva, a todo aquel que nos rodea, si este año saldrá de vacaciones. Y cuando ese alguien interrogado responde sí, y empieza a contar a dónde partirá, uno deja automáticamente de escuchar, en una mezcla de rabia con envidia, y calor. Mucho calor. En cambio, cuando el interlocutor contesta, apesadumbrado, que este año no sadrá de vacaciones, uno encuentra un poquito de consuelo. "Oye, juntémonos entonces, hagamos un asadito uno de estos días, caguémonos de calor en conjunto".

Tal vez lo peor de estar en este estado (habría que ponerle un nombre científico quizá) es que los niveles de tolerancia decaen bruscamente. La tolerancia a la estupidez y a la fanfarronería se pega un bajón mayor que el dólar en el 2007. La duda entonces es: ¿ando medio intolerante, o es que durante todo el año he aguantado a estos pelotudos y recién ahora me vengo a dar cuenta? Talvez es una combinación: nunca los he tolerado, pero durante el año tengo más paciencia. A estas alturas, la paciencia es sumamente escasa y la guardo para momentos realmente importantes.

Ahora, para qué ser tan pesimista, quedarse en la capital cuando el resto de la gente está fuera tiene sus beneficios:

- De partida, uno trabaja un poco a media máquina. Porque si las cosas que tú haces dependen en algún porcentaje de un tercero, pierde cuidado que ese tercero estará de vacaciones.

- Los traslados se reducen a la mitad. Tanto si se toma translocomoción como vehículo particular, en esta época uno se demora máximo 30 minutos para llegar a cualquier punto de la capital.

- Se puede ir al Jumbo a las 13 hrs. de un sábado sin temor a envejecer haciendo fila en las cajas.

- La tele deja de dar programas top en horario prime, y opta por películas familiares. A veces son malas, es verdad, pero estos últimos años se han esforzado en traer películas más renovadas, del tipo Shrek 2 o algún Harry Potter, en vez de dar por vigésimo novena vez "Todos los perritos se van al cielo" y "Todos los perritos se van al cielo otra vez, la revancha". Ya, se me escapó la niña que llevo dentro. Además repiten los programas del año, lo que da la posibilidad de ver algún capítulo de algo que nos saltamos. Estoy ilusionada con que se les ocurra dar nuevamente "La Fértil Provincia " en un horario apto para gente cansada.

- Uno gasta menos plata. Mientras todo el resto gasta sumas exorbitantes en arriendo y asados con carne comprada el carnicería de ciudad playera con un sobrepreecio del 70%, (pese a lo que diga José Roa), uno se toma el conchito de un Mango Sour que quedó de algún carrete, y se pasa horas preguntándose porqué cresta se llama Mango Sour, si no es mango con limón, sino mango con pisco.


Ahora, lo que es inevitable, es empezar a preguntarse si todos aquellos con los que uno ha compartido momentos de humor, ocio e improductividad durante el año y que andan medio desaparecidos, se fueron de vacaciones sin avisar o están trabajando para ponerse al día por todo lo no trabajado en el año....

20 comentarios:

:: CLauD!o :: dijo...

A lugar!!
.
concuerdo en todo ... salvo en lo de la TV ... menos mal que existe el TV Cable .. porque los canales nacionales no se caracterizan por lo creativo.
.
pero lo mejor-mejor-mejor de todo de quedarse en Stgo, es esa sensación tan agradable de andar en Metro, o en auto ... sin atochamientos .. y si hace mucho calor ... bienvenido Parque Arauco y Alto Las Condes (aplicando aire acondicionado).
.
saludos!

El que no aporta dijo...

Aquí andamos, aprovechando tiempos impresionantemente más cortos de traslado.

Personalmente, tendré vacaciones. Pero no iré a ningún lugar que aparezca en las noticias. Más bien optaré por gastar esas 5 semanas -perdone usted- en lugares alejados del mundanal ruido.

Cordiales e improductivos saludos

El que no aporta dijo...

Criii Criii Criii

El que no aporta dijo...

Hasta los grillos nos dejaron.
¿Por qué se escuenden? ¿Por qué no se mostran?

Fran dijo...

No, no nos dejaron los grillos, se los comió Montt...

El que no aporta dijo...

A mí más bien me parece que los grillos se comieron a Montt...

Fran dijo...

Mira, es una posibilidad.
Igual, resulta poco digno que un Montt sea engullido por chapulines...

El que no aporta dijo...

Es cierto... pero menos digno serían, por ejemplo, las termitas. Salvo el caso de un Pinocho Montt, en el que entraríamos en lo que se podría llamar "el ciclo de la vida".

Por otra parte, ¿qué sería más digno? ¿Polillas fortalecidas con Nopol?

Fran dijo...

Espere, pero Montt, el que no dibuja ni "palitos". Tal vez lo de la corrosión por termitas ya sucedió. Uf, eso fue un desvarío.

Yo creo que será más indigno ser devorado por caracoles.
Porque por último, las Polillas alimentadas por Nopol, engordan y crecen. Y con eso yo creo que pasan al reino animal (ha visto usté polillas últimamente? Como que están cada vez más grandes...)

El que no aporta dijo...

Sí, es que esto de las fibras sintéticas... Dicen que la lycra es mucho más alimenticia que la lana, aunque da cáncer a las alas.

Fran dijo...

Mire, lo sospeché desde un principio. Mis chalecos más sintéticos han sido atacados (con todo éxito) por las polilla, y éstas se ven cada vez más robustas. En cuanto al efecto, habría que proponer un estudio: "La incidencia de la lycra en el cáncer de alas de las polillas"...

Ale dijo...

Interesante tema de tesis.
Bueno, así con Montt, ese que no dibuja ni palitos, pero es devorado por grillos, termitas, chapulines o polillas, depende del material que esté hecho.

Por otro lado, yo, querida Fran, apoarentemente tampoco saldré de Santiago, aunque sí tengo vacaciones.
Así que si me queda un conchito de mango sour (o pismango) nos podemos juntar por ahí a tomarlo.
O quién sabe, un vino regalado por alguna estrella de la televisión y la farándula.

Ale dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El que no aporta dijo...

¡¿Hay alguien ahí?!

El que no aporta dijo...

Actualización en Blogkatonic.
Perdone la publicidad. Pero esto está taaan lento, que hasta la publicidad aporta. ¿O no?

Ale dijo...

¿Qué pasó con todo el mundo?
Repórtarse

El que no aporta dijo...

Ya pues, dónde se metieron.
Posibilidades:

1.Están de vacaciones. (algunos sí, otros definitivamente no)

2. Están produciendo. (Dios no lo permita)

3. Están viendo la actualización de www.nadaqueaportar.com. (qué acción de marketing, impresionante)

Ale dijo...

Me confieso: estuve produciendo.
Pero siempre estuve pendiente de los comentarios y no había novedad.
Así que los demás... que confiesen.

Fran dijo...

Acá, Fran reportándose.
Andaba aplanando calles... gimnasia bancaria, creo que le dicen.
Vamos a ver qué se ha escrito por acá últimamente....

Marcylor dijo...

leete mi tema del holiday burning...