lunes, 1 de septiembre de 2008

A la César lo que es de la César.

Mi ensalada favorita es la César. Esa que lleva lechuga, crutones, queso parmesano y una deliciosa salsa denominada .. salsa César. Una salsa con anchoas, ajo, mostaza, salsa inglesa, alcaparras y otros ingredientes, deleite del paladar. Esa, y no otra es la ensalada Cesar. Y cuando se quiere innovar, se pide una César Pollo (o Chicken César, depende del local), que le lleva, además de los ingredientes ya citados, cuadraditos de pollo cocidos, que según el gusto del chef, tendrá también un poco de sésamo. Eso es optativo. Hay otros lugares que han incluído en su carta la Camarón César, pero eso ya es demasiado.

El asunto es que como es la ensalada que más me gusta, suelo pedirla cuando salgo a comer liviano (claro, si voy al Mestizo, me abstendré de comer lechuga, y probaré unos ravioli rellenos de mechada que me han dicho que son de lujo).

Y aunque las experiencias vividas deberían alentarme para dejar de correr riesgos innecesarios, sigo buscando el lugar donde pueda comerme una buena ensalada César sin gusto a decepción. Porque resulta que en los restaurantes chilenos, la ensalada César es una especie de comodín, con el cual los cocineros echan a volar su imaginación, con pésimos resultados, desnaturalizando la esencia de un plato clásico (cuanta la leyenda que la ensalada César se inventó el año 1924 en México de manera totalmente providencial, para dar alimentos a notables comensales que habían arribado fuera del horario de atención a un restaurante propiedad de un tal Cardini).


Es así como me he encontrado con aberraciones a las que denominan Ensalada César sin pudor alguno.
De partida, en la mayoría de los restaurantes/fuentes de soda u otros establecimientos afines le echan mayonesa en vez de salsa César. Jurando que los comensales chilenos somos demasiado ignorantes como para distinguir entre mostaza y mayonesa, o entre salsa inglesa (o Worcestershire) y salsa de soya, bombardean la lechuga con cantidades indigestas de mayonesa. En una oportunidad, y temiendo lo que se venía, le dije a un mozo que mi ensalada César la quería sin mayonesa. Me miró con cara de sorpresa, y me dijo solemnemente que la ensalada César tenía salsa César, no mayonesa. Ok, le dije yo. Y me trajo mi ensalada César con una salsa que, si no era mayonesa, era lo más parecido a la mayonesa que he visto en mi vida. Puaj.

No son pocos los restaurantes en los que, sin pudor alguno, le echan pimentón a la César. ¡¡¡¡Pimentón!!!! ¿¿Ha visto usté algún vegetal más fuerte de olor y sabor, capaz de bañar con su esencia absolutamente cualquier otro alimento del plato?? A mi me gusta el pimentón, pero en su justa medida y en platos que lo ameriten.

Otros creativos de la cocina le ponen aceitunas. Le da un toque, es cierto, y puede que sea la variación que menos me molesta. Pero es una variación. Y no lo presentan como tal. Sino como "Ensalada César".

Tal vez la desilusión máxima la tuve cuando pedí una César en un restaurante de Providencia. A los minutos aparece el mozo con cara de triunfo y frente a mí instala una fuente con lechuga, crutones, queso parmesano, pollo (no la pedí con pollo, conste), aceitunas, pimentones y tomate en gajos. Y al lado, un pocillo con mayonesa. Horrooooor. Tanta fue la impresión que olvidé el nombre del local.

Ojo, no tengo problemas con la innovación y con las variaciones. Pero hay que avisar pues. Porque nadie que va a un restaurante a comer tallarines a la bolognesa espera que la salsa sea agridulce o que le cambien los tallarines por raviolis con ricotta, pese a lo rico que eso puede ser. Por el momento, creo que la César más rica que he comido.. la preparé yo.

Ah, y no se les ocurra comprar ese aderezo Hellmans que se hace llamar "Salsa Cesar". Es mayonesa.

17 comentarios:

Lore Rivas dijo...

Yo soy fan de la ensalada cesar en La destilería de bosques la hacen asi de que en tu cara y esta buenisima.

montt (el que no dibuja ni palitos) dijo...

Sabrá usted que los imitadores de don César abundan también en los Estados Unidos. El disfraz más común y delatador de una falsificación brutal es una abundancia exagerada de mayonesa. Estos secuaces usurpadores de identidades romanas son causantes - en parte - de la epidemia de obesidad mórbida pues todos aquí piensan que comer sano es comer una ensalada pseudo-César inundada de mayonesa (cual Nueva Orléans en su malograda cita con Katrina).

La propuesta - porque estos secuaces ya no son posibles de eliminar - pida el aderezo 'on the side' y aliñe su ensalada con el común aderezo de balsámico-sal-aceite de oliva-mostaza que no falla.

Y si se pone a pensar, muchos de los grandes platos que ha comido en su vida se comen en casa, si la desfachatez con la que algunas personas (ab)usan del sustantivo 'Restaurant' es para que intervenga la Contraloría, o Amnistía Internacional, o la Corte Internacional de la Haya.

Demiak dijo...

.



Muy buenas noches (días o tardes, según el momento, mejor irse a la segura)

Como yo leo y usted, escribe...le escribo.

Y dado el tema de la ensalada mencionada, ¿ha comido la de McDonalds? Si se pregunta que le estoy tomando el pelo, la respuesta es NO, la multinacional, multimillonaria, multi-etc a generado menús de gran variedad, incluyendo este tipo de ensalada y la Gourmet, esta último con mas verduras picadas, pero la misma lechuga de fondo, todo esto me trae a recuerdo la Cesar Extra Guante, que se la resumo.
Como Crew (empleado en Chile, esclavo para los administradores del local) tuve la "dicha" de preparar en reiteradas ocasiones esta famosa ensalada, la cual era muy simple ya que era de dos lechugas y el queso, sumado a esto la famosa salsa que viene en un sobrecito. Nunca la probé y no está en mi agenda hacerlo. Volviendo al tema, mientras realizaba mis maniobras propias de Crew en la cocina se acerca una señora al mesón (clásica persona que crees te va a reclamar) muy calmada y le muestra su bandeja (con la ensalada) al encargado y este se dirige a mi y claro, fue un reclamo pero suave. La señora mientras disfrutaba de su rica ensalada, sintió algo extraño mientras se llevaba un bocado de ella a la boca y SORPRESA, estaba mascando un guante transparente de preparación, lo ocurrido. Entre las miles de labores que hacer en el local, mientras preparaba la famosa ensalada, tuve que hacer otras labores y rápidamente ejecuté el cambio de guante y claro, uno de ellos se camuflajeó (como diría EL) un guante y si alguna vez va a un McDonlads y escucha de una ensalada Extra guante, quizás significa que me recontrataron.



.

El que no aporta dijo...

A mí no me gusta la César -o no especialmente-, nunca pediría una ensalada en un restaurant.

Lo que sí me enfurece es que se llame "Salsa Inglesa" a ese líquido café, etiquetado como tal, envasado por la marca "Gourmet". Intragable, simplemente.

Lo mismo para los que opinan que la salsa de soya, la salsa inglesa, la esencia de ahumado (que existe), la salsa de carne y cualquier otra de un color parecido son lo mismo.

Por último: a mí me pasa con las Micheladas lo que a usted con las César. Ya no sé qué esperar al pedirlas.

montt (el que no dibuja ni palitos) dijo...

¿qué es una michelada?

Fran dijo...

NO SABE LO QUE ES UNA MICHELADA??

Bueno.. posiblemente la mayoría de los garzones de los bares que frecuenta SQNA tampoco lo saben.
Mal de muchos, consuelo de tontos.

El que no aporta dijo...

Ohhhhh...

EQNDNP, le dijeron toooonto.

Una michelada... mire, depende de dónde se la tome. Hay 2 versiones generalizadas:

Sal en el borde del vaso, limón adentro, cerveza.

La otra, además de todo eso, junto al limón le lleva salsa inglesa, Tabasco y pimienta.

Hielo opcional.

Al igual que la anfitriona con la César, la mejor michelada... la mía.

Fran dijo...

Noooo, para nada sería yo capaz de insultar a mis honorables lectores.

Una cosa es cierta, a la salsa inglesa le llaman así por la incapacidad de "algunos" de pronunciar Worcestershire...

El que no aporta dijo...

Está bien, puede ser un facilismo idiomático, pero en todo caso, prefiero que a esa asquerosidad Gourmet se le llame "Salsa Inglesa", porque ya "Worcestershire" Gourmet... no da.

montt (el que no dibuja ni palitos) dijo...

perdónen mi ignorancia de la cultura popular... en estos lugares no hay ni cultura ni pueblo, así que lo poco lo que sabía de cosas útiles se fue al rincón del olvido por inútil.

respecto de los productos gourmet, son un verdadero insulto al paladar. la salsa de soya (y eso porque le olvidaron poner el "escupo de" entre "de" y "soya") tiene a lo más un 2.5% de soya, el resto son un desfile de colorantes, aguas y preservantes para esconder lo que es un agüita de calcetín que de soya tiene poco y de cualquier cosa tiene mucho.

y respecto de la salsa inglesa, es una dulce coincidencia que tenga que adoptar ese mediocre apelativo porque ni se fabrica en worcester, ni menos por lea y perrins... y porque dudo que tenga anchovas, cebolla, tamarindo ni vinagre de malta. de seguro sí tiene agua y sal, porque el extracto de ají me late que es más bien extracto de sucedáneo de ají.

montt (el que no dibuja ni palitos) dijo...

y perdonen el acento mal puesto

El que no aporta dijo...

Las opciones son la Lea & Perrins (fabricada en Inglaterra, según dice la etiqueta), la French´s y otra de la que olvidé el nombre (demonios, me fijé anoche especialmente en mi casa), fabricada en Alemania. La Gourmet, fuera de la discusión.

Montt EQNDNP, me extraña que, habiendo ido a tierras mexicanas, no haya probado la michelada.

El que no aporta dijo...

Se me olvidaba:
La salsa inglesa proviene de la India. Todo comenzó cuando en 1835 Lord Marcus Sandys, ex gobernador de Bengala, pidió a Lea & Perrins (sí, a los mismísimos) que le prepararan una receta traída de la India. Ellos trabajaban en (sí, adivinaron), Worcester, vendiendo productos farmacéuticos y para el baño.

La receta fue preparada; el lord, feliz, pero Lea y Perrins la encontraron "un jugo rojo picante, infernal e imposible de saborear". El resto de la mezcla quedó en un barril.

Un año después, durante una limpieza de inventario, encontraron el barril y decidieron volver a probar la salsa. Sorpresa: la mezcla se había convertido en un líquido ligeramente picante, de buen sabor y muy aromático. Le compraron la receta a lord Sandys y en 1838 la salsa Anglo-India "Lea & Perrins Worcetershire sauce" fue lanzada comercialmente.

Ingredientes:

Los ingredientes principales son: pulpa de tamarindo (de la India), pimientos picantes (de África), anchoas (de Italia), Soya (del Asia). También contiene vinagre, melaza, clavos de olor, ajo y cebolla.

Eso. El no-aporte cultural.

montt (el que no dibuja ni palitos) dijo...

¿y cuáles son los ingredientes de la salsa inglesa de gourmet?

Fran dijo...

Amarillo crepúsculo, goma guar, y Glutamato monosódico, sin duda alguna.

Ale dijo...

Yo uso la esencia de humo bastante seguido...
Probarla sola es asqueroso; es como tomarse el agua de lluvia que se juntó en la parrilla, pero en preparaciones como salsa de tomates para los tallarines, aderezos para ensaladas, salsa barbecue, porotos, etc. queda muy rica.
No puedo opinar respecto de la salsa inglesa o worcestershire, porque no he tenido el gusto o disgusto de probarla.
Saludos

El que no aporta dijo...

¿¿¿NO LA HA PROBADO???

QFDRQAALR