martes, 27 de mayo de 2008

El Facebook y yo.

Hace ya meses que todo el mundo habla del Facebook. La nueva forma de socialbilizar. La nueva red de contactos, la más amplia, sin filtro... puedes ubicar a todo el mundo y todos te pueden ubicar a tí. Uuuh.
Al comienzo pensé que era como los After Office del Santa Lucía, que tuvieron su momento de gloria y que lograron que los Happy Hours de los pubs pirulos pasen a llamarse After Office, pese que ya nadie quiere ir al Santa Lucía porque se llena de "picantes". Pero no, esta moda es más persistente. No es una moda. Es el futuro...

Y todos, TODOS (eso significa un 100%) hacen mención a esa maravillosa posibilidad que da la tecnología de reencontrarte con gente que hace mil años no ves. Y entonces se crean japiagüers (o afteroffice) de reencuentro con esa gente y se ponen al día con todas las cosas que les han pasado durante el tiempo que no se han visto, ya que no existía Facebook. Claro, porque sin Facebook, uno NUNCA MÁS habría visto a esas personas.

Yo soy de las que me niego. Y puede resultar una contradicción, ya que tengo tres blogs, estoy TODO el día en el computador, tengo muchas direcciones de correo, a veces compro por internet, mando las invitaciones para mi cumpleaños por mail, veo las fotos en una pantalla de computador, y me culturizo con LUN.com. Así que bajo esa perspectiva, debería estar en Facebook, y ya debería tener varios foros o grupos o como sea que se llamen, hacer encuestas interactivas, y ampliar mi red de contactos a través de un par de clicks.

Pero resulta que no.

Y no lo he hecho de manera totalmente consciente. Y mi único argumento es que.. ya es muuuuusho. Ya me resulta suficiente con esto de estar totalmente ubicables a través del celular y del mail (y eso que no tengo blackberry). Ya tengo demasiadas distracciones como para sumar otra más a mis jornadas "laborales". Tengo la certeza de que si alguien de verdad me quiere ubicar, lo hará por algún medio.

Y por el momento no me interesa tener una red de contacto de miles de personas con las que, por alguna razón, perdí contacto hace tiempo. Porque por alguna razón, uno dejó de ver a esas personas, y les aseguro que no fue producto de un cataclismo que dividió el mundo en dos y que dejó a una parte totalmente desconectada de la otra. Fue porque forma parte del proceso natural de la especie. Evolución le llaman algunos. Otros le llaman maduración. Póngale en nombre que quiera.

Tal vez el Facebook es la manera aséptica de mantener relaciones de amistad de aquí en adelante. Para aquellas personas que odian salir de sus casas, o que no le gustan las multitudes, es una vía muy agradable de sociabilizar. O que no tienen tiempo para juntarse a tomar un café. Y si me dedicara a vender enciclopedias, sin duda sería una excelente manera de ofrecer el producto. Pero como que no me animo aún.

Puede que esta declaración de principios resulte retrógrada, porque no estar en Facebook está tan demodé como no tener celular o mail. Porque.. alguien ha visto la cara de asco que puede poner alguien ante la respuesta "es que no tengo mail"??


Tal vez si alguien me dijera una utilidad real del asuntito ese. Y que no sea simplemente andar buscando gente conocida o "mira, tengo a un amigo que tiene un primo que es compañero de universidad de una sobrina de Piñera". O andar haciendo encuestas del tipo "qué clase de Geminis eres?" o "unete al Foro de Chile sin peste bubónica". Porque si es por sociabilizar, me basta con mi lista de MSN.

También es posible que la próxima semana me meta a Fcebook, o puede que nunca lo haga. Voto por lo último. Pero eso de escupir al suelo no me tinca. Si no, preguntenme por mi "plan de trabajo"...

8 comentarios:

El que no aporta dijo...

Sí, yo caí. Pero me recuperé, y en un momento de lucidez cerré mi cuenta. Es que con esa invasividad no se puede, de verdad.

Resista, resista, resistaaaaaaa

Ale dijo...

Estoy total, absuluta y completamente de acuerdo con la resistencia a Facebook. Es más, podría decirse que estoy parapetada.
Todos los días recibo invitaciones de conocidos y desconocidos y gente que no me interesa volver a recontactar porque, como bien dice doña Fran, la evolución hizo que perdiéramos el contacto.
Además, esto de estar en vitrina de "se conectó, se desconectó, subió una foto, está hablando con Fulano, está haciendo esto o esto otro" es ya demasiado. No entienco cómo es que tan voluntaria y descriteriadamente las personas se exponen y publican como animal de feria.
Sí, para un "facebookero" o como sea que se definan, puede sonar retrógrado, amargado y antisocial mi comentario, pero creo que ya es suficiente.
Yo también estoy todo el día frente al computador, tengo varios mails, me entero de las noticias por internet, viajo por google earth y toda la onda, pero exponer todo lo demás, me parece que no me atrae.
En fin, resistiré. Se puede.

montt (el que no dibuja ni palitos) dijo...

Estimada, le pido disculpas de antemano que no tengo tildes [acentos para quienes hallan insalubre esa palabra (yo por mi parte encuentro detestable el verbo hallar)] tengo cuenta en Facebook. Y si bien agota de cajon todas las posibilidades de conversacion cuando usted se encuentre en el Jumbo que tanto frecuenta con ese compagnero que no ve hace agnos porque usted sabra en lo que esta el y sus mutuos conocidos, si me ha deparado un par de sorpresas.

Una es que la gente tiene poco y nada que mostrarle al mundo: la gente es un pozo de inagotable mediocridad.

La otra (supuestamente) mas relevante. Un compagnero de colegio me manda una invitacion para que seamos amigos (tal como lo haciamos en nuestra epoca pre-puber) y resulta que vive en este mismo pueblo del agrario midwest norteamericano donde ni siquiera la nada pasa. Y no esta estudiando ni nada, trabaja en el community learning center del barrio.

Algunos lo encuentran freak soltando una sonrisa en alusion a ese pagnuelo, pero la verdad es que es un evento bastante probable. De TODOS mis conocidos en mi vida puberosa la probabilidad que ALGUNO cumpla ALGUNA condicion anecdotica es bastante alta... y no es que conozca a mucha gente, ocurre que la gente se sorprende porque poco y nada saben de probabilidades (y ya ve usted como una loteria es mejor negocio que un motel si hasta una universidad se financia de la ignorancia probabilistica nacional).

Algo mas de facebook? El orgullo que le da a mi madre poder haberse inscrito y subir fotos sin haber tenido que recurrir a la ayuda.

Ademas de eso, nada. Asi que no se trata de resistir, se trata de darse cuenta que no tiene ninguna gracia.

Saludos!

Fran dijo...

Ve, Monnt? Su comentario me resulta en extremo ilustrativo.

Y lo de "pozo inagotable de mediocridad"... creo que lo agregaré a mis frases típicas.

montt (el que no dibuja ni palitos) dijo...

Se la presto con gusto (aunque sea un poco amarga).

Entraría en su lista de frases típicas (¿la suya personal?) auqneu nunca la haya usado, o en una lista con apellido (frases típicamente cursis, típicamente ácidas, típicamente de cuneta, típicamente frívolas, típicamente arribistas, típicamente pokemonas, típicamente cuicas, etc.)

Fran dijo...

No no, frase tipica personal.
Si tuviera que ponerle apellido sería "típicamente mía".

David dijo...

Saludos Fran, caí por aquí gracias a los inagotables vínculos que nuestras hermosas plataformas de blog nos entregan.
He conversado con muchas personas sobre este tema pero tu comentario es el que más se aproxima a mi visión sobre Facebook, cuando alguien me pregunta directamente ¿por que no tienes uno, si sabes de la web 2.0, el mkt digital y tienes blog? bueno mi respuesta es: "no me nace relacionarme con gente con la cual dejé de ser amigo". La amistad de facebook es tan forzada y artificial que solo da para happy hour y ver en que anda toda esa gente que desapareció de mi vida, y que nunca he extrañado.
Los verdaderos amigos los conservo y si quiero conocer a alguien será por medio de un café, un trago o quizás por medio de leer sus opiniones en un blog, uno de los pocos terrenos que me agrada frecuentar.

Isobel dijo...

Ah! ya se que es muy atrasado mi comentario, pero es primera vez que visito su blog estimada Fran, ya se me hace conocida de leerla en sus no aportes, en fin solo poara decir que yo apoyo la resistencia. No al Facebook! a mi me resulta un tanto aberrante y otro tanto lleno de hipocresía... saludos.